¿Qué hacer en tu Primera Cita? Está claro que los nervios nos juegan malas pasadas a veces, pero esto ocurre sobre todo porque creamos demasiadas expectativas de ese primer encuentro. Llevamos un tiempo apartados de los abrazos, las relaciones sociales, los encuentros… y volver a recuperarlo puede que no nos resulte tan fácil como antes. Ante todo que no cunda el pánico: TRANQUILIDAD. Mándale a tu cabeza este mensaje (que ya te conozco): “Houston, no tenemos un problema sino una circunstancia a resolver”.

Sería importante que antes de conocer a alguien te preguntes qué sientes, qué quieres, si estás preparad@ y si tienes claro lo que quieres de una relación. Y la segunda parte viene cuando empiezas a conocer a alguien (porque no sólo depende de ti). Es importante saber si la otra persona está preparada o disponible emocionalmente, si está pasando por una ruptura sentimental o si no tiene los mismos valores que tú en la vida y en la pareja.

¿Qué nos pasa por la cabeza? ¿De dónde pueden venir esos pensamientos que nos mantienen intranquilos?

En ocasiones en esa primera cita, queremos encontrar ya a esa persona que será definitiva, y eso nos crea tensión o nervios que no van a ayudarnos. Hay que ir más relajados (al menos lo vamos a intentar con estos consejos).

 

Puede que se nos apodere cierta sensación de soledad y nos obsesionamos con esos encuentros para conseguir pareja y la compañía que ansiamos. El problema es que así, tenemos más la atención en tener una pareja definitiva que en disfrutar del momento.

Prueba con este pequeño truco para “engañar” a tu mente: Piensa que no es una cita para “encontrar tu príncipe azul o tu princesa del castillo”, sino que es un encuentro para conocer a una persona diferente, intentar que sea un momento agradable, que te entretenga y que os divirtáis. Puede que sea afín, que comparta tus gustos, aficiones y valores… y que decidas (o decidáis) seguir viéndoos… pero puede que no. Y el error es verlo como un drama en lugar de ver las cosas buenas que ha podido tener ese momento y que incluso, puede ayudarte a saber mejor lo que si quieres y lo que no en una relación de pareja. Recuerda: que no salga bien, no significa que esa sea tu única opción.

 

Errores imperdonables en esas primeras citas:

 

* Quedar en tu casa o la de ella. Es mejor escoger un sitio informal, tranquilo para tomar algo y poder hablar… Esa primera impresión nos da información, y puede que veros en tu casa pueda llevaros a informaciones o deseos equivocados de lo que queréis de esa cita o relación.

 

* Hablar sólo (o mucho) de ti. Es bueno que des pistas de cómo eres, lo que te gusta, tus inquietudes… pero evita que llegue a ser un monólogo como si tuvieras un micrófono en mano encima de un escenario.

 

* Mencionar a tu ex. Todos tenemos un pasado pero no hace falta que despertemos a los muertos y nuestra cita tenga que salir corriendo cual maratón.

 

* Mirar el móvil. ¿Estás en una cita, en un party line o una video conferencia por zoom varios asistentes? Céntrate al menos en ese primer encuentro. Además, te recuerdo que se sigue considerando como falta de interés, de atención o poca educación estar todo el rato mirando la pantalla. (P.D. Está permitido si tienes un tema puntual importante o urgente, y en ese caso es bueno que se lo comentes a la otra persona para que entienda la situación)

 

* Dosifica…no te pases de intensidad ni revoluciones (que vamos con tantas ganas que a veces forzamos el pistón). Deja un poco para otra cita… crea expectación para un nuevo encuentro.. no asustes ni agobies. Y lo mismo con los piropos. Ten palabras bonitas para que la otra persona se sienta especial, pero esto es como la mayonesa: si te pasas de aceite la cortas. Pues eso, dosifica.

 

* Evita el tercer grado. Es una cita para iros conociendo, no un juicio para dictar si la persona es culpable o inocente, si tiene la condicional o la dejas vista para sentencia.

 

* Ir con la armadura tipo “Gladiator” para que no vean esa parte sensible, romántica o vulnerable que tienes. Por si no lo sabes, a todos nos gusta conectar con esa parte humana y de corazón que tenemos todos y nos reconforta (y más en este momento en el que estamos en una resaca de falta de abrazos, relaciones y encuentros).

 

* Forzar un beso. Si surge bien… pero la despedida es un momento clave. Si intuyes que si, y ves a la otra persona receptiva… adelante, pero no lo hagas con calzador o como si no hubiera un mañana. (También te diré que el 82% de las mujeres esperan que sea el chico el que tome la iniciativa en ese momento, ahí os dejo esta información).

Abrirte a conocer gente es importante, pero no obsesionarte por no quedarte sol@ en casa.

Aquí déjame que te haga una diferencia súper importante: No es lo mismo estar sola que sentirse sola.

 

Truquis que pueden ayudarte:

 

* Es importante obtener información en esas primeras citas. Compartir lo que es importante para ti para saber si podéis ser compatibles. Si te gustan los perros, hacer senderismo, patinar, cocinar, eres familiar, tienes un círculo de amigos con los que te gusta quedar, tienes hijos… Y conoces a alguien que tiene alergia a los perros, no le gustan los niños, odia las actividades al aire libre, le gusta más estar jugando a la Play en el sofá y tomando pizza que relacionándose con gente… la cosa está claro que no durará mucho.

* Mi abuela siempre me decía “guarda algo para el postre”. Pues eso. Lo bueno si breve dos veces bueno.

* Ayúdate del lenguaje corporal. Sonríe con la mirada, el contacto visual es muy importante.

* Transmite buena energía, positivismo, y buen rollo. Que parece que es muy evidente, pero llevamos tantos problemas, estrés y noticias negativas cargando todo el día, que a veces se nos olvida desconectar y las llevamos todas a la cita.

* Ponle amor y humor. Mi favorita. Adáptala a lo que tú quieras y sientas… da rienda suelta a tu imaginación.

 

 

Ni darlo todo el primer día ni venirnos abajo si no sale bien. Relativiza e intenta ponerle un poco de humor.

 

Si necesitas algún consejo para mejorar en tus relaciones de pareja y fomentar tu autoestima, incluso para trabajar ciertos miedos o inseguridades que tengas, puedes escribirme y te contesto personalmente.

Contratar Love Coaching

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.